Estáis y se agradece

19/9/18

No, no quiero decir: '¡Adiós!'... todavía...

¡No, no quiero decir un 'Adiós, todavía,porque,
para enunciarse,me concedo más días!

¡No, no quiero decir
un 'Adiós, todavía,
porque, para enunciarse,
me concedo más días!
Se acompaña esta vida
de mil voces dispersas,
por tenerlas conmigo,
acaricio respuestas.
Por el aire ellas van
por el aire me llegan,
con sus versos tan llenos
de palabras sinceras.
Son las voces del tiempo
con la edad ya sin brío;
balancean mi barca
en un mar ya vacío,
¡Ay, del tiempo que cierne
por recodos, conceptos,
sin valores no hay juicios
a mis huesos sujetos!
Por el aire van dardos
a la diana de siempre,
y venablos de piedra,
que repiten simiente...
Y del agua que bebo
siempre veo tormenta,
componendas del sino
que se esconde en su senda.
Nadie puede negarle,
los errores al viento,
que se lleva en su ocaso
los colores al cielo.
Es por eso que en cuita
hay razones de acecho,
movimiento que calman
el compás del silencio.
De suspiros me visto
remendando vacíos;
con los parches del tiempo,
¡me desnudan mis sueños!
alattkeva en: "Ranita Azul"

Foto: alattkeva
En el Zoo de Madrid mientras fotografiaba a un pavo real,
se mostró tan orgulloso este gorrión. Mereció la pena reflexionar sobre ello.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu visita! Se sincero siempre no necesitas para ello excederte, sólo estimular a quien lo hace bien. Juzga la labor tanto si es escrita como si es un dibujo o pintura de su autora si la hubiese. Muchas veces entramos a un sitio y no hallamos lo que queremos... Es como quien busca sin suerte y entra en un castillo cuya figura se yergue en el paisaje. Es hermoso ver e imaginar detrás de sus muros lo que hay; pero ya dentro no existe nada y todo ha desaparecido a través del tiempo y se adueña el cacío, están sólo sus muros llenos de tristeza y de sombras, entonces nos queda la imaginación para sentir que cada día mientras esté de pie la luz solar o el firmamento lo llenará de estrellas o de luna de su ayer. A veces somos así algunos seres humanos, como un recuerdo que se escapa dentro de nosotros hacia lo que no existe bajo su techo y sabe permanecer en el corazón de todo universo. Ranita.