Estáis y se agradece

Mostrando entradas con la etiqueta prosa poética- Notas al margen. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta prosa poética- Notas al margen. Mostrar todas las entradas

22/1/16

Desorden comprensible

Dibujo de: alattkeva

Quien piensa en calma,
conoce lo que encierra la bruma
y quien gorjea en las copas de los árboles.
Hay un equilibrio en el desorden preciso.
Por eso, algunas aves, anidan en sus manos;
beben de ellas sin temor a la acogida,
saben del rumor en el verde de las ramas
y de qué forma la luz, incide en el espacio de siempre,
llenándolo todo; buscando lo que atrae la luz
mientras acaricia el musgo,
alegrando a las margaritas de los prados.

Me confío a las hilachas de la niebla
que se desprende de los páramos,
en ese estado de mansedumbre indolente
donde hay una vigilia de atardeceres grises,
intuyéndolo todo.

Quien sabe de su verdadero camino, no lo teme.
Observa en los vuelos de palabras,
párrafos en desbandada, cruzando hacia el olvido
con sus vuelos eternos que saben de su brújula.
...
Algunas mariposas se adornan de gotas de rocío...
¡Ah, qué sería de las cumbres sin lepidópteros!
Dentro de esas gotas, se refleja la ilusión humana.
Pero están acostumbradas a perder sus alas
cuando intentan superar las alturas.

alattkeva en: "ranita"

11/10/15

Brisa constante - Prosa poética

“...las hadas se pudren en los estanques muertos
entre algas y hojas secas
y malezas,
o se han transformado en trajes de seda (“Canción de hadas”)
Poeta y enlace: *Aurelio Arturo (Poeta colombiano)



Para escribir cualquier tarde no es necesario tener el estómago lleno, hace falta escucharse, detenerse ante una taza de café en los postres. Dejar que la inspiración se monte su espectáculo, mientras, callados, la observamos, y, ella, nos transmite su aliento; como si se tratase de una brisa constante que ya no nos deja. En la simplesa de las cosas, la luz se detiene y puede ser inspiración, con metro o sin el.

Por lo menos, da algo con su intención al espíritu interrumpiendo a su antojo los momentos, regala su flor encendida, poniéndola en nuestras manos. Ella se vuelve un huésped frecuente y te resignas a su presencia. La única disfrutable como el dulce postre amigo del instante. La dejo darse una vuelta por mi mente sin poner barreras, y, palabra a palabra, que ella me cuente... Se acompaña de su canción de la distancia y en ese hondo fluir, los tilos del camino se agitan con los paseos del alma. Por éso el verso libre es una prosa dominante que, como visión individual, necesita que la den vida. No exige mucho.

Sí el goce estético con la sílaba medida y su verso que se llene de belleza, y que nos cuente su texto lo que explica, con su rima en cada tema, cautivada por su creador y cautivando al lector; con su tic tac sincrónico o diacrónico, como si con la oración hiciese levitación divina. Es el discurso del entendimiento donde el amor semántico es don. Se me ocurre pensar en lo que opinaba un gran poeta colombiano al que cito, Aurelio Arturo, y la aplico a la forma libre a la que me someto... (Así empecé en la poesía.) ¡Acaso, no hay mejor yo, que quien se conoce dentro! O, mejor inspiración de quien sabe de sus limitaciones, ¿y en lid constante por aprender, consigue lo esperado? Pues quien nos ceduce no se pudre en 'los inviernos', por no decir, lo que se siente mientras la muerte llega... No es fácil sentirse rapsoda sabiendo tan poco, -lo confieso, pero tampoco me gusta que se me aplique el término sin antología. Es muy serio escribir malos poemas y no tener quién te diga que lo son , porque prefiere mentir para no perder nuestra amistad... ¡Ah, no sabe el favor que haría si supiese dominar la métrica y supiese de Poesía, a quienes como yo humildemente lo deseamos, pero qué ganas de ponderar lo que no es bueno leer y mucho más sentirlo en los oídos! 

Todo lo hecho es digno, desde luego, aunque sea muy malo, pero no destacado o extraudinario para agradar a su autor. Aprendo. Pero ya es algo lograr algún dominio en una carrera de obstáculos, hacia ninguna parte. Sólo disfruto de ella, la Poesía.
Hay en el hálito melodioso que emerge de la palabra, una condensación del pensamiento infuso, como en el hábito de escribir mientras aún se vive y se respira, éso es lo que me invita a este desperdicio de tiempo sólo por dominar la palabra en los versos. Pienso, que la eternidad teje vuelos con hilos de seda a la ida como a la vuelta, la luz la ponemos nosotros porque del Hacedor viene todo.

Pero mis hadas tienen hermosas alas de todos los colores, “no se pudren en los estanques muertos”, ¡son mis mariposas amadas en continua metamorfosis dentro de mí; además, disfruto de sus vuelos y de saber que tienen el alma en 'su ropero',
y nunca les falta un surtido de alas de seda para sus vuelos de amor!

Australia Elisa Lattke Valencia

30/7/15

Estoicismo

Imagen de Internet

Con el tiempo ya cumplido,
me prefiero más distante;
poca vida por delante
si hay salud, lo preferido.
Pues se tiene bien medido
este 'Aleph' de la teoría
y me da mucha alegría
ser consciente de mi Todo;
se supone... de algún modo
que, quien vive, lo quería.

Este hecho con conciencia,
ya lo asume el alma humana,
de quien vive como 'rana'
pero asume trascendencia.
Una entiende y lo silencia
por instinto en la memoria,
pero entiende cada historia
que se monta toda vida
por temor a la movida
siendo el agua de una noria.

Soy creyente de los astros
ellos guardan su secreto,
son a veces amuleto,
de quien deja luz y...rastros...
Son del cosmos abuelastros
y depósito Hacedor,
es la prueba del Señor
y la suma de los vientos
del local de los inventos
y la chispa del Amor.
Es por eso que lo pienso
y medito y me corrijo,
pues quien lleva un crucifijo
es estoico, no indefenso.
Nunca el tiempo está en suspenso
si el buen Dios nos acompaña,
conociendo quién se engaña;
pone fe porque nos prueba
como sierbos de esta gleba
y "Sermón de la Montaña". 


"Ranita Azul"
 *Aleph
* "El Sermón de la Montaña"

 

1/9/13

Despensa interior



Si concibo imaginar
de qué están hechas las miradas ausentes,
bien podría la nostalgia peinarse sus canas
y hacer sus maletas ahora mismo...
¡Dejando plantadas tantas circunstancias!

Si concibo del brazo sembrador
que avasalla con su sentido común,
que el Samán 'curalotodo' de las estrellas, me escuche,
pondría cataplasmas a la esperanza.
Él, es el creador de los sueños y se inventa la vida visionaria
tanto como una muerte redentora,
escenificando lo creíble al ojo que mira el rito
pero descuida lo mejor del contenido en lo hierático.

Por eso yo lo contradigo y me conoce como 'su oveja azul'...
Pues me invento un viaje al mar o a los cielos
y también hacia el silencio de las hojas,
mientras voy de puntillas con mi amigo el sigilo
pisando hojarascas de mis años.

Si concibo la pausa que necesito
busco en la despensa interior un tarro de miel
y, como las hojas de otoño,
volaré con ellas al sustento de otras latitudes
mientras los astros me miran generosos
derramando sus mágicas bondades;
iré empapada de sus signos y de lluvia
y será de mosto el lagar de mis ilusiones.

Si concibo navegar por un cauce seco
sabré del agua para la sed del llanto,
pues el sentimiento es infinito
escanciando alegrías.


A. Elisa L. 

7/8/13

Tiempo de distancias

He vuelto y he visto la ventana abierta, la puerta entornada y el corazón palpitando...¿Puedo? ... ¡Gracias de todos modos si un día dejo de ser una 'rana azul ' menos! (alattkeva-10)

Tiempo de distancias


En este tiempo de distancias
me presento con el verso,
por tus pasos y los míos…
…que no llegan.
Los que jamás se encontrarán
con sonidos graves
de silencios vacíos.
Con miradas nunca dadas
que ocupan quejas dormidas.
Estoy sin ser yo misma, sin alma.
Es necesario que me acerque al fuego
para arder como paja seca en otoño.
Soy cereal separado del grano,
...la paja de una siega, recogida.

Quema de mi otoño, pavesa desprendida
en su volátil huida, humo de un tiempo.
Vaivenes de labor ya consumados.
Tierra labrantía que no espera,
terreno quemado que descansa del arado.
Y me presento en este ajeno instante
con mi deseo distante,
con el destino consejero que se encarga
de imperturbables sueños con mi sino.
En lo adverso, pero impoluto y sin pecado,
lo que me negó el instante mismo:
¡Ese amor de los abismos nunca dado!


Soy el yermo poema de los años
que te dejo entre las manos para un sueño.
El que leerás muy triste,
para el que pido dos lágrimas.
Sólo quiere eso, dos lágrimas
en tus silencios llanos
que besarán mis versos.
…Y seré por fin lo que he buscado:
Cualquier hoja de otoño desprendida,
la de caducos verdes con sus ocres marchitándose;
un encargo de un tiempo contrariado
que se escapó de un sueño ya en su ocaso.
Una hoja donde escribí mis versos
en mis tardes de amor de ansiosa vida,
para quedarse contigo entre las otras,
las de tus libros de poemas,
guardada o escondida
en cualquier estante frío y polvoriento,
para momentos de recuerdos ya perdidos
de un amor que no fue flor en tu aposento;
y evocarás mis pasos con más años vividos,
seremos nostalgia de los dispares sueños,
mas no estaremos solos si el amor no es olvido.
¡Pero tú, sabrás hoy más que nunca...
que fue amor y me entregué con versos,
para quedarme siempre... ya contigo!


4-jun-05

23/3/13

busco un pedazo de mí...

No es que te vea ya en mí abandonada
ni tampoco tan lejos de mi tiempo.
Es que soy furgón de cola sin vida,
capricho entretenido y pasajero
pendiente de lisonjas sin asiento.
Mis palabras en ecos prolongados
son carga de preguntas sin sus reglas;
sujetas a mi inspiración lo fueron
sin someterse a retos, son estrellas;
y un pedazo mío no vuela libre.
Se adueña de mi verso como alumna
y aprende a obedecer para que piense.
"Me gusta, no me gusta, hazlo así..."
-¡Raíz honesta tiende a no ser mía!-

Estoy harta, pues me ocupa cada hora,
me convierte en un pez más en la pecera;
anula su oleaje improvisado 
la voluntad de ser de un alma planetaria,
cediendo a lo de siempre por los otro,
¡y me olvido de mi teta en la Vía Láctea!

Añoro un mundo interno que me crece
en versos, quiero ser la que conduce 
descubierta y desnuda en la palabra.
Me siento pasajera de mi invierno
donde habitan 'mis yoes' sin mis dichas
y menos, el aliento de mi pecho, 
pues soy la pasajera improvisada.
Lamento no ser más que una de tantas
con la palabra echada por los hombros
equipando mis sueños y mis cana.
Disciplina o métrica si hace falta,
mas las palabras me prefieren libre 
y si me pierdo en mí tan obediente,
¡me buscaré en pedazos como siga,
esto de no decidir, me tiene atada!


Elisa

8/12/12

Desorden



Hoy leo los poemas sin comentar,
necesito la quietud interior
para resolverme mientras dibujo;
dejo el torrente caer voluptuoso
sobre el próximo sueño de la mente...
Ella se apunta a cualquier vuelo dentro.

Siempre llevo encima bandadas de aves
para descifrar la ilusión humana;
sus vagabundeos de fantasías
procurando ser más que movimiento.

Imagino al silencio tan prudente
alzarse de puntillas ante un poema;
y, vivo, inventar señales secretas,
palpar palabras, acariciar verbos
y ver sus mariposas sumergidas.


alattkeva-12

31/10/12

De camino



Y sé del camino amado y pausado
sin ti o contigo, mi  mano en tu mano...
Dos tiempos en uno, un noble misterio
dos sombras pasando orándole al cielo.
Dos gotas de llanto ardiendo en su fuego;
el niño que sueña, el viejo que llora...
dolores que van o vienen de lejos
y siempre se sabe quién cuenta su hora.
Y todo es así, la lluvia en las almas,
su mar de deseos, amor va dentro
sintiendo dolor, fingiendo su calma.

Se sabe el camino que va y que vuelve
pasos cansados en busca de suerte,
con algún pedazo de sueño guardado
no quiere acabar  muriendo sin verse.
Dos tiempos en uno, al alba que espera...
y el amor del mundo no falta a su cita,
por algún lado se siente su credo
y aquí quien conoce escribe una cuita.

Elisa




18/9/12

... del barro


Mi experiencia avizora me despierta
por recordar qué somos en el mundo;
inclinando cerviz, meditabundo,
ya me sé lo qué sopla tras la puerta...
Debemos constatar si nuestro ombligo
puede aguantar su barro por si acaso;
no sea que 'la vasija' a cada paso...
no soporte tropiezos sin religo.
Es que me sé un poco descuidada,
digamos que confiada, voy segura,
y olvido que también soy observada.
Frágil vasija en barro nuestra hechura
para quien piensa hacer mala jugada
y nos rompe en el 'molde' la armadura.

Asegura atadura,
pues el barro lleva alma y se defiende
de quien olvida la suya y no atiende.


auslava-12