Seguidores

2/2/17

Cosas que no deben pasar

Foto: alattkeva (Sollef-Suec)

Reflexión ante el equilibrio diario


Pienso a veces, sin "enrollarme" y sin interrumpir los momentos ajenos, que en la necesidad de tener verdadera iluminación, sin dejarnos llevar de esos 'prontos' de ira que marcan de forma torpe la amistad, causando sensibles impresiones o difíciles estados de ánimo, porque la primera impresión que se nos ocurre, es salir corriendo del lugar ante un reproche y delante de las miradas ajenas de desconocidos, que no saben de qué se habla, pero sí de quien sí tiene crédito en ese momento. Incluso ríen su gracia. Pienso, también, que no es bueno ser imbécil, contribuyendo honestamente a la continuidad de unos lazos, si hay desconfianza. Nos invitan a plantearnos la amistad de otra forma. Al ver que sólo representamos el bulto simbólico en un aforo, hasta que se calman los nervios. Cambia por completo lo que nos hacían sentir quienes se comportan de forma brusca o severa, sin ninguna necesidad. Indudablemente la impresión que recibes, es que ya estás descatalogado desde tiempo atrás. 

Que la vida nos dé a todos la luz que necesitamos, para ver más allá de nuestro estrecho mundo, es una cosa; pero que la luz sólo sea una forma más para andar 'iluminados' o sapientes es otra cosa. Nada cae más hondo que unas palabras llenas de soberbia, ante quienes ingenuamente nunca pensaron el daño que les harían. Comprendo con la experiencia, que son más los seres que son incapaces de seguir volando, sintiéndose seguros después. Terminan por encerrarse en sí mismos y evitar problemas incomprensibles, faltos de tacto o delicadeza, a pesar de lo aparente o del glamour que lleve quien así actúa.
La educación no es perfecta para nadie. Lo comprendo. Si hay en juego una trayectoria humana de experiencias. Y algo menos, para quien defiende su momento. Lo que sí es educado, es resolver con elegancia los inconvenientes, No llamar la atención a quien no ofende, ni interrumpe. Tenía la palabra. Cuando sólo ofrece una opinión más respetando el turno. Hay formas o maneras y se queda bien en dos minutos.
La realidad se nos presenta con cajas destempladas, altanera, desquiciada, fuera de tono e insolente. Es lo que hay. La agresividad es parte también de las personas exitosas. Se comprende cuando nada se gana con otras opiniones no editadas. Nos tenemos que callar ante la soberbia y aprender a ser más cautos con quienes tratamos. Pero dejamos de fiarnos de aquél que nos ofrecía fascinación, creyéndolo insuperable o magnífico como persona. Entendemos que ya no representa un escollo insuperable. Se convierte en uno más. Uno más del montón que sobresale por sus propios méritos. Y que, a pesar de su aparente educación, no tuvo delicadeza dejando ver el cobre.
Puede que ya no se nos valore o representemos un antes y un después, pero en el fondo hemos de agradecer a nuestra ignorancia, que es la que asume una enseñanza más de vida, por cómo esta nos sacude la badana.
La realidad de cada cual, es a veces demasiado torpe para comprender la ajena. Demasiado audaz para juzgar al inocente, pero habla de ella con desparpajo y seguridad. Por eso, si hay torpezas impensables, marcan a quien va de sincero por el mundo Y calla por educación, descubriendo al imbécil o, a quien pierde sus modales ante un incondicional amigo.

alattkeva 

24/9/16

Reflexión desde una charca mental

El corazón de la experiencia nos regala parte de su conocimiento, pero más da un alma de siglos de los que están hechas nuestras temporales vidas.

Si no olvidamos que estamos hechos de luz, antes de abrirnos paso entre tantas tinieblas físicas, podemos equivocarnos y alumbrarnos con luces convencionales o ajenas.

Se hace por eso mismo y necesario, iluminar corazones, en donde aún se encierra la duda y, dentro de su cascarón la incredulidad. Pero no es bueno expresar cómo y de qué forma la encontramos en nosotros, salvo que no veamos obligados a escribir nuestras experiencias. Debemos ser ejemplo y no teoría.
Todos sabemos que la agonía o incluso, 'la muerte' del espíritu es por falta de fe.


Pero esta no es más que la ajena.
Hay que experimentarla y tener razones para dar lecciones.

(alattkeva)




21/9/16

Intención...



Romper el viento en un vuelo
y volar por otros mares,
olvidando otros pesares
mientras se cruzan los cielos.
¡Dios, regálame este anhelo
de perderme al horizonte;
viajar por bosques y montes
entre nubes de algodón,
pero nunca, sin ton ni son,
imitando a un saltamontes!

alattkeva es: "Ranita Azul"
*Imagen de Internet- Lo llaman: "Saltamontes camaleón"

Versos emplumados



¿Soñarán las aves
por ramas posadas,
por bosques y montes
ríos y vaguadas?
Se verán volando
tendiendo sus alas,
en agrestes cumbres
por vientos llevadas.
Soñarán amores
cuidando sus nidos,
cantando felices
las notas sus picos.
De emplumados trinos
que alegran la flora,
conciertos campestres
que nos enamoran.
Son divas de adorno,
bellezas aladas,
surcando los cielos
se van en bandadas.
Y yo, las envidio,
su plumón al viento,
cruzando el espacio
desafiando el tiempo!
Soñarán las aves
al cerrar el día,
volando a la rama
hogar de sus vidas.
Y por los trigales
esperan insectos,
semillas doradas,
condumio perfecto.
 "Ranita Azul"

18/9/16

Caricias a la luna (2)


Al vaivén de mi barca
hay sonidos de versos,
y se siente que ondula
un bogar por esteros...
Por las cimas del alma
se preparan los vientos,
y en celajes azules
vuelan aves de fuego.
Hay un bálsamo mío
que es brebaje de sueños,
de palabras tesoros,
conteniendo silencios.
Quien imita mi rima
nunca lleva mi esencia;
pues la 'rana' la tiene
de su luna y la alienta.
Ella cuelga poemas
por sus nubes de cielos,
y los leen las estrellas
acunando luceros.
Voy izando mis velas
mientras junto palabras;
todas llevan aromas
del amor de mis charcas.
Otros mares esperan
esos vuelos que se aman
y se sienten caricias,
de la brisa en el agua.


alattkeva. en: "Ranita Azul"

16/8/16

Rana agradecida

פון: ראָסאַ Friendship 1

Un bello canto por juncos
se cimbreaba con el viento,
al alba de un nuevo día
para lucirse en un huerto.
Y dijeron que cantaban
las mozas con mucho fuego,
entre semillas de espigas
donde posaba un jilguero.
¡Ay ramito de mis hierbas
de los montes colombianos!
¿habéis sentido avecilla
llorar por juncos hermanos?
Esa triste melodía
que acompañaba una rana,
para sentir cuanto quiere
a su luna enamorada.

Australia elisa Lattke Valencia en: "Ranita Azul"
En-08

14/8/16

Sueño de agua


Sueño de agua dulce, ¡mudo!
Sueños de amor que deliran
y se han llevado mis años,
dejándome sus fatigas!

No tiene razón la luna
iluminando mi charca.
¡Ni tiene ganas de verme
ni de lavarse su cara!
Sólo quiere verse hermosa
luciendo traje de gala,
o ponerse en su  cabello
 algunas flores del agua.

Acariciar nenúfares,
hacer guirnaldas con lotos,
y buscar por la rocallas
el azul de algunos ojos...
Los de una rana que mira
croándole enamorada,
escondida por el limo
con su melena de plata.

Sueño de agua dulce, ¡mudo!
Sueños de amor que deliran
y se han llevado mis años,
dejándome sus fatigas!


"Ranita Azul"