Estáis y se agradece

Mostrando entradas con la etiqueta Notas al margen. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Notas al margen. Mostrar todas las entradas

26/3/16

Te diré

Con un poco de luz
se deshace la niebla,
se despeja el día con el sol,
lo mismo que las malas ideas.
Puedes ser inteligente u obtusa,
según se mire.
Y la ciudad interior, siempre se calla
porque si reclama, no lleva razón.
Ella sabe dónde se mueren sus calles.

Pero aún más, te diré:
cuando alcanzas la plenitud,
si hay conciencia de lo que eres,
tomas aire, respirando hondo...
tienes lo que hace falta ser, y lo exhalas.

¡Eres luz! -Ejercicio Zen-
"Iluminación espiritual"
Jamás lo olvido.
 'El negativo físico' lleva exceso de luz,
entonces, sabes qué disuelve nuestra imagen.
Se hace borrosa, invisible, imaginada,
y descansas en el ser de las cosas.
Deja de haber color que te destaque.
No eres de las luces de las cátedras,
ni las aulas, ni los anfiteatros;
eres de las de aposento y, a lo sumo...
de la cocina o el salón. ¡Eres mujer!
Resplandeces en el hogar.
Simplemente, eres.
Y esas luces que iluminan un título merecido o no,
son las luces que se perciben en silencio,
en blanco y negro, como en una foto, estás enmarcada.
Porque, con los años, a pesar de todo,
sólo te habitan los gratos recuerdos
y, los malos, son fantasmas;
y te redescubres innecesaria e inmaterial.
Eres lo que te queda de ti misma.
Lo que en lo bueno y lo malo
destacas con tu sonrisa,
¡porque sabes, que lo has dado todo!
*"Ranita Azul"

es: Australia Elisa Lattke Valencia

"La Resurrección" De: El Greco 

25/11/15

Estación: 40:2

 Empujó el otoño las edades
pues les fueron llegando los inviernos.
Sopló el frío al fondo de sus noches,
interludio helados, sempiternos.
 Foto:alattkeva (Suecia/2014)
Busco la estación vacía,
aquella antigua y conocida
con sus vías al aire libre
donde hacer una pausa.
Quiero despedirme.
Verme en los espejos,
saludar a la indiferiencia y a los mitos.
...
Porque de luz se inunda el techo de mi nave
y mi cuerpo necesita de su cubierta espiritual.
Sé que no hablamos en la misma lengua, lo siento;
pero las almas son como el humo de los viejos trenes,
de esos que van dejando su estela en su recorrido.
Es una alquimia maravillosa
que se funde con lo amado
en toda evocación de cada viaje.
Con el aire de frente,
se hace intensa la mirada sobre las vías,
esperando el siguiente e interminable paisaje.
Continuidad del tiempo.
"Será lo que Dios quiera..." -repite un sonido.
Extraña es la alegría lejana de un silbato
y como se recuerdan los vuelos de vencejos asustados,
remontar hacia los montes cercanos;
¡y otro tren pasa...! "Será lo que Dios quiera".
¡Escucha!
Nada es diferente en la estación del sur que ya se conoce,
si tomas la vida con un apunte poético, surge hacia fuera,
escuchando el insistente sonido de una llamada:
¡Pasajeros al tren!
Sabes qué llevas de equipaje por anuario de vivencias,
y, haciendo gala del simbolismo,
entre aromas de sueños ciertos,
se insiste, a riesgo de ser reiterativo,
pues aún hablamos diferentes idiomas,
pero miramos las heladas vías que llevan a la misma estación...
¡Pasajeros al tren!

alv en: "Ranita Azul"

23/11/15

Mi Circo Azul (Una historia)

Resultado de imagen de la familia telerín tve - vamos a la cama
Es posible que las palabras sean como los gatos,
mullen sigilosas por los sueños y saltan a los tejados.
Hacen que duermen, mientras ven volar sardinas
¡Y, de un zarpazo, pueden perder las consonantes sus vocales!
Algunos deseos son inalcanzables
por los templos de papel,
en sus campanarios lucen cigüeñas de pesebres.
Ovejas de cartón, pastores de barro,
sueños de engrudo y papel de aluminio
Y alguna esperanza busca agua en los desiertos.
Hay sed en los prados de musgo
y alguna estrella despuntada luce muy alto.
La tristeza pierde pie entre la tinta y las letras,
ella es 'la nota al margen' de los poemas;
la memoria no es fiel a sus renglones ciegos,
pero toca su pandereta dando tumbos borracha de anicete
y canta su "marimorena".
La tristeza se viste de reina maga,
la memoria la utiliza por los caminos de Belén...
Es prólija, brillante y desordenada;
pero termina con la primera, anulándola,
por su falta de ambiciones
y se convierte en cielos de papel estrellados.
¡Ah, que lindos fondos para el negro Melchor!
 -Dice San José 
Atolondrada, la Tristeza, se calienta en una fogata,
y cuando le parece, se columpia de sus historias sin aplausos.
Se da cuenta que permanece enamorada de la luna,
¡siempre subida al trapecio de sus pensamientos,
y bajo una carpa llena de luceros
la saludan las estrofas vestidas de payasos.
El aroma que sueltan los poemas
es un aleteo de mariposas imposibles
y, bajo la carpa de "El Circo Azul",
termina la función de cada día.
Siempre aplauden los anhelos huérfanos.
¿Quién cuenta que de 'iluminación se vive',
cuando los pensamientos van descalzos?
y las Eléctricas viven de los sueños de los pobres.
¡Ni "el coletas" lo resuelve!
Los anhelos conocen lo andado por los guijarros del suelo.
¡Conocen la injusticia de quienes mandan a callar
y todo lo resuelven con sonrisas, humillados!
Deben ser idiotas.
¡Esto es vida!, -dicen Herodes en su Palacio,
Y los pastores cantan a la ilusión desesperada,
buscando un poema para colgarse cada día.
Por eso, en fila india, cada noche cantan:
"Vamos a la cama que hay que descansar...!
¡Y la Intemperancia los manda a callar!

"A. Elisa Lattke V

21/11/15

Duele


Este razón de vivir,
da angustioso batallar,
obliga más a callar,
pues opinar es morir.
Mejor me evito un fluir
aunque no lleve su mérito;
mi verdad, no tiene crédito
sí calculo brevedad,
pues ya se conduce edad
sin tolerar descrédito.
Se aguanta con elegancia
y lo comprende un Quijote,
nunca al tieso de cogote
como un Sancho sin prestancia.
Mas, se valora distancia
de servidor bondadoso,
no a quien opina gracioso
dando un lance destemplado,
¡y el pobre y avergonzado,
que se aguante lo azarozo!

alv en:"Ranita Azul"

27/10/15

Dubitaciones (Pensamientos propios)


Cuesta abrir un corazón
expresando sentimientos.
Cuesta olvidar mandamientos
a cambio de sinrazón.
Aguantar la cerrazón
de espíritu furibundo,
no alberga nada fecundo,
sin vertiente de lo amado
que agradezca tanto dado,
-si te despides del mundo-.
¡Ay, pienso, válgame el cielo,
en esa luz de mi gracia,
desde entonces nunca sacia
el albor de mi develo!



Despierta y, en mí, hay anhelo,
y siento mi corazón
con su tic-tac dando un son
y no muero, pues palpita
manteniendo la ilusión;
y mi salud resucita.
¡Hallarse para encontrarse,
sentirse para tenerse;
debe ser por no perderse
del amor y no apartarse!
Quien lo piense, por calmarse,
es atributo del alma;
virtud o verdad, dan calma
ante tanto desacato;
¡la Luz protege al sensato
y hasta un burro sin enjalma!
Australia Elisa Lattke Valencia

9/10/15

Interludio

Y soy como el sujeto que tiene su propia oración.
Una no verbal y sí la que mueve el ánimo, 
la más serena jaculatoria mental en el fluir de mi tiempo,
a través de las horas;
dejando caer los minutos en los adentros.
Sin el influjo de las cadencias
o del ritmo que la rima,
predominando el verso libre y desplegando las velas del poema.
Porque, en el interludio, quien sopla las ideas soy yo.

Avanzo con mi verbo,
y soy la que pienso entre una cosa u otra,
 porque la mente no se para
y el gerundio se anima a no seguir esperando...
Pensando que, queriendo, se puede imaginar... 
¡Amando!

Esa es mi oración, breve y fervorosa.

Australia Elisa Lattke Valencia

1/5/15

Ideas de 'una rana'


Si al compás de la vida que nos tiene
ya palpita bastante el corazón,
cada idea cincela nuestras sienes
añadiendo a su tiempo la razón.

La razón de tenerse por la mente
suscitando cariño con fervor,
cuando clama por dentro lo que siente
y mantiene la ropa en alcanfor.


"Ranita Azul"

*Alcanfor 
Producto sólido, cristalino, blanco, urente y de olor penetrante característico, que se obtiene del alcanforero tratando las ramas con una corriente de vapor de agua y se utiliza principalmente en la fabricación del celuloide y de la pólvora sin humo y, en medicina, como estimulante cardíaco.

2. m. alcanforero (‖ árbol lauráceo). RAE

8/12/14

Me quisiera


Me quisiera tambor de medianoche,
un tan tan retumbando por un pecho;
el fulgor de mis ojos por un lecho
en las sábana amantes, sin reproche.
Del paisaje silente por invierno,
la costumbre de ser de alguna brisa
que se lleva tu amor a mi sonrisa
con su lánguido verso en mi cuaderno.
Nadie escucha los cantos de los mares,
ni tampoco al del mirlo en el ramaje
ni sus silbos en celo y su belleza.
Pero entiendo a los grillos por estíos
a mis ranas princesa con su traje,
reclamando al buen Dios más fortaleza.


"Ranita"

29/9/14

Saber más no nos hace falta

Foto: alattkeva -Cartagena-Esp/2014.

Andamos por las mismas calles sin perdernos
y caminamos por los pasos que ya dimos,
sin precisar las tantas veces
que no supimos mirar los mismos rostros,
¡como quien mirase un mismo escaparate!
Nos rozamos a diario también en muchedumbre
pero somos uno más y, aglomerados,
vamos en la piel de todos los que sueñan
como dioses divididos y engreídos
para perdernos en el tiempo para siempre.
¡Aún seguimos creyendo que algo somos,
sin ser nada!
Y, encima, en mitad de la tormenta
gastamos tanta energía buscándonos
que, cuando nos encontramos a la vida,
es tarde para abrazarla y reconocer
que nos perdimos lo mejor de cada uno,
disperdiciándola...
Nos doblega el sentido de la forma
y la forma acaba con nosotros
o, ¿es la actitud de exponernos ante otros
para exhibir solamente nuestra imagen,
arropados en los ecos de distancias?
-¡Quién nos conoce! -Nos decimos...
Y, acallando el ruido de la caverna interior,
nos duele estar sujetos a la carne de los cuerpos
que sólo entiende de quejumbres,
y, así, vamos por la vida cautivos de lo mismo
en medio de tanta muchedumbre,
buscamos otra luz que no nos hace falta.
Que extraño sentirse iluminado
y apagarse obviando la razón para entenderse.
¡Ah, pero la vida palpita tantas veces
por lo que ocultamos dentro, porque hay temor otros oleajes
y marca los rostros con sus surcos ya sin siembras, 
los que nos esperan y bostezan memorias ante el espejo!
Sabemos que arrastramos un arado,
pero seguimos repartiendo, posesos, la esperanza.
¿Creemos en ella todavía?
La que heredamos y heredarán los hijos,
los que ahora ríen y no saben del tiempo que se escapa
pero aún repiten éso: "sois unos pesados".
Y sus emociones serán como las nuestras
nos les haremos falta,
para entender la vida.
Susurrantes, los pensamientos callan
ante los murmullos que se lleva el viento
y es que somos del silencio, a cierta edad, agua bendita.
Pues, callar es bueno, enmudecer nos falta,
pero hacemos homenajes sin memoria al rito de la sangre
desafiando "lo que se da y no se quita a santa Rita".
Al final, en la erosión de los cuerpos, desmemoriados,
fluye la vida arrumados en el fondo de otras almas,
pocos piden que se hable del árbol y sus raíces
pero están encantados de coger el fruto.
Saber más, no nos hace falta.

A. Elisa Lattke V.

10/9/14

Veo, veo...


El amor que sabe de la vida
es infinito,
...
La hechura de cada espíritu que conoce
es la placidez del alma.
Te sientes como una palabra de aire
escrita y liviana,
que se desprende de un pensamiento
al sur de la distancia.
Aleteas entre las notas como las aves al alba
y siempre en vuelos migratorios,
ves el extenso campo de mieses
y valoras de cada huerto
su corazón en flor.
Mientras tanto, pasa el tiempo pedaleando las horas.
y, a veces es necesario tirar piedras al río...
Esperar y esperar qué resuelve la vida con nosotros
Mientras tanto, el tiempo ha pasado por nosotros
Así que, cansados de esperar lo que no hicimos
podemos jugar al "veo, veo" con los ojos de los puentes.


*alattkeva

18/7/14

Puentes...

Poder: "Si la piedra cae sobre el cántaro, desdichado cántaro; si el cántaro cae sobre la piedra, desdichado cántaro; de cualquier manera es siempre el cántaro quien sufre."

Se acostumbra la vida a andar lo andado,
donde cualquiera sin nombre 
engendra sueños,
donde cualquiera teme al viajero
llegar lleno de adioses...
y pedir no dejar
la estancia solitaria.

Se acostumbra la vida a ver caminos,
a seguir su surco de memoria
tendiendo las manos hacia el cielo
a falta de sus pasos por los puentes.

En ese deambular 
duele la hondura, el alma se estremece
y se escucha, que no importa,
que lo que ha de sentir la vida
ya lo sintieron las sombras.

¡Nadie tiende puentes en los pozos
o delata la presencia de los pasos;
ni la oscuridad indómita 
o el amanecer enardecido
y esa costumbre de ser 
sólo un preámbulo del sueño!

Quien lo diga o lo piense
como si fuese un pozo herido,
es que se va el alma hacia su hondura
negando al silencio otro grito más;
para buscar quién lo habita,
 y ver en los ojos del agua
una luna...
Tan peregrina ella saliendo de su nada
que fue suya,
reconociendo ser el huésped infinito.


A. Elisa L

בריקן 

12/4/14

Gemidos y plegarias

Da pena pensar...
y revolverse por dentro,
sentirse humano sólido y compacto
como el planeta mismo;
un cuerpo celeste pero habitado;
un dios más entre millones dividido.
Da pena pensar
en la indivisible
naturaleza del hombre,
callada y rígida en la huesa
que sostiene
por ser el mismo Dios que la disputa.
¡Y me hablan de "la tierra prometida"!

Tantas veces saqueada por mi espíritu,
tantas veces negada en nombre de otros;
y tantas veces son... que, desde la pena,
 sabes cómo El Sembrador siega su cosecha.

-"Padeces de orgullo de raza".

Y, en la frágil materia del espíritu,
tosca y delicada para un todo común,
con el color de todas las pieles de camino,
da pena llevar encima
la servidumbre del orgullo:

Por ser esclavo negro sometido,
por cobrizo, humillado;
"por no ser y ser del pueblo elegido" (!)
o, el mestizo despreciado
y, en suma, la mezcla de un todo.
 ¡Y más de lo mismo!

Diferente o parecido,
 un ser humano más y punto.
Un perseguido por cómo eres,
hereje o creyente.
 ¿También da lo mismo
si eres el traidor que siempre lo niega?
Pero, cuestionando a Dios
su pertenencia y permanencia.
¡Pues, se olvida!
Me da pena, babear nadas,  ¿sabes?
 Ideas del mundo,
interpretaciones de religiosos,
estudiosos, engreídos seguidores,
prosélitos aventajados y bien pagados
y por pensar en la estupidez humana,
 se refleja en los espejos la mía.

-¿Y qué? ¿A éso se lo llama Amor?
Seguro  crees que Dios habla y habló a su pueblo
y la tribu aún camina en solitario...,
vadeando el Jordán,  hallando cosechas,
cruzando el mar Rojo de un lado a otro
y sin preguntar a otros dioses,
¿si, el de los tantos Holocaustos en el planeta Tierra,
sigue vivo?
Pero por ahora se matan entre hermanos.

¡No, no me mires que no soy yo,
pero mía es la culpa
por aceptar a tanto acólito visionario
para vivir del cuento
y cda uno e una con su teoría!

Dios, eres tú y por ser lo que eres,
también lo soy yo.
El mismo dios
y espejo en que nos miramos.
Mi semejante,
que puede ser, si le da la gana
¡a otro demonio con ínfulas ser un Dios
y exterminar de nuevo a los judíos!

El día que se les acabe el chollo
a unos y otros
aparecerá el verdadero...
¡El Amor, no lo dudemos! 

***
alattkeva

15/11/13

Gotas de ancianidad (Gotas de eternidad)


Dibujo de: alattkeva (2008)

Somos como una invitación
para la dulce realidad de los anhelos,
acumulando estrellas colgadas de cometas.
Me maravilla la prodigalidad del pensamiento
cuando las ideas hacen burbujas en un vaso,
es como si quisiera ocultarse todo lo que se piensa
en su efervescencia y corroborarlo con metafóricos detalles.
Cosquilleo.

Esas pequeñas esferas efervescentes
se inhalan para sentirse vivo,
cabe lo que nos maravilla
de la unidad y su armonía en cada "yo"
y son gotas con sabor a vida...

¡A sal!

Si acariciase una piedra
ella no dudaría ser blanda a mi ternura.
(Es un don de las hadas.)
No me tengas envidia,

tan sólo se teme ser un mal resultado si nos imitan.
'Las azules' no siempre se descubren, esa es su magia.

Por eso hay días en que nos sentimos soñadoras
y no quiero que me descalabren realidades mundanas;
si siempre hay una trinchera abierta a nuestro paso
o una mirada apuntando y tirando a dar desde cualquier lugar;
y los disparos a bocajarro, espantan al temor
tentándonos a los débiles o frágiles, por osadía.

Se actúa por defensa propia a la trampa de ingenuidad inductora.
Sabes que pongo grilletes a tantas formas de ver la vida
por respeto a mis ancestros
y que por eso hoy dejaré mis palabras sin alas,
para que tú, 'transeúnte elegido', amigo poeta,
las recojas en tu regazo y juegues a pensar.
¿Malabarismo intencionado?... ¿Argumento?

Sé que anidan lontananzas eclosionando en cada cerebro.
Sé que todo cuando se sabe y supo tiene un precio vanidoso
pero no hay mensaje oculto ni tampoco imaginado.
El azul, mi Azul, nos eterniza al mirarnos en los otros. Es sano.
Son de esos sacudimientos sin palabras y ellas regalan ideas
recogiendo lo que ha anidado todo el tiempo como un regalo.
Acaso puedan ser de esas sustancias de futuros y un resultado.

Nuestro origen nos delata por ser lo que somos y fuimos,
pero no por lo que seremos cuando se ve quiénes somos.
Y en el alboroto de las palabras,
ellas siempre son una flor de loto abierta
que conoce el agua que la mantiene viva;
aún no se sabe escuchar el chapoteo del croar en las charcas.
¡Ah, el ego! Sí, me lo recordabas.
Aún, Amor, el no sabe que sigo viva...
¡Y ni le importo! 


Elisa en: "Salambó"

15/9/13

A quien plagia...

                                     Foto: alattkeva (Museo Marítimo de Cartagena Esp.)



Y será así la estampa del poeta
una honesta y bien lúcida persona;
que cosecha de su huerto porque abona
esa miel del panal de su receta.

Por luchar contra el plagio sin la treta
del más hábil ladrón que se corona,
con el digno laurel y lo pregona
como el dueño mejor de la retreta.

¡Quién vigila los días con sus noches
donde albergan los duendes de mis horas,
concibiendo extracción que me motiva!


Mas no quiero servir a mis derroches
ni tampoco al que roba mis auroras, 
si me cree galeón a la deriva.

Y me sé creativa,
muy capaz de llegar a cualquier reto
superando con creces un cuarteto.


alattkeva

8/8/13

Crisol

Foto: alattkeva (Sigüenza-2013)

Nos acrisola el tiempo
sin afán... y a poco... lo constatas;
o más bien da mucha más confianza
su  huella en resultados
porque envejeces amando lo querido.
Como lluvia de los años cristalizas
dejando marcas profundas del destierro,
pero insiste la pupila azul en ser el gozne
en la busca de las manos que se tienden,
confiadas de su albergue allí en mi pecho.

Lo próximo siempre lleva arraigos.
Un rosal floreciendo en los caminos,
violetas en los prados y, en tus ojos,
ese brillo sempiterno... me define.

Nos purga el temor de perdernos en los brazos...
o el dolor de no sentirnos con los años.
Ah, ese tiempo colgado de almanaques
con su llanto descifrando por qué fuimos
y un mucho de lo amado por sentirnos.


Elisa

7/8/13

La pena ya se curva

Abunda la tristeza, se llena mi infinito
como estallido interno me rompe en soledad,
no piensas en el cuerpo y sólo ves el alma
volando en la bruma, desnuda en libertad.

La ausencia un mal del hombre, un reto de la muerte,
olvido del tiempo, temor de su acabar;
nostalgia de los astros en llanto y vacío
amarga existencia, dolor es su orfandad.

Me tienen los siglos llenando la cabeza
memoria de la vida, anales de un pasar;
el rapto de la muerte, un nuevo nacimiento,
renuncia dolorosa al nuevo despertar.

La pena ya se curva sobre los recuerdos
mientras pasa el tiempo como agua por mis pies;
amores que he abrazado, un trébol de esperanza,
bajo el sol su hálito se llena de mi ser.

A. Elisa Lattke V.

20/7/13

Las noches de mi tiempo


Mi tiempo es un desove
de pálido destello,
define mi pronombre
envuelto en otro cielo.

Mi tiempo ya sin tiempo
se muere en otros mares,
como humo en su misterio 
pegado a sus pesares.

Aromas de la vida
si escucho su palabra,
la luz que lleva en ella
su rima que la baña.

Balbuceo de estrellas
escalas de otras nubes,
peldaños de otros cielos
naufragios que se aluden.

Son brotes pensamientos
de música con duende,
clavecín temperado
al plectro que lo hiere.

Mi tiempo es un Orfeo
y registro para oídos,
luciérnagas de teclas.
propagan los sonidos.

Las noches de mi tiempo
entonan su alegría,
combaten la tristeza,
regalan armonía.

En este silabeo 
vorágine en lo lúdico,
despierto a los silencios  
y al duende amor, mi músico.

Elisa en: "Ranita Azul"

6/7/13

Un vuelo de pensamientos

Porque te nombro cada día hice de todos mi costumbre y porque la aldaba del silencio sabe de la mano que la toca, giraré en la danza de las manecillas del reloj hasta que llegue la hora...
Donde se queda el alma no se pierde la costumbre de buscarla,ni en el delirio los vientos se despojan de su prisa y nos estremecen; pero hoy se lleva la palabra en una canción y el llanto en el corazón porque cada día es una promesa y este sábado es preludio de un estallido de domingo.
¿Sabes, Amor?... Sólo soy una quimera que viaja en un pensamiento festejando la vida, despiértame cuando llegues y sepa que no soñaba. (alattkeva)

26/6/13

Hemisferios

La noche siempre es un colchón de sensaciones,
escuchas el murmullo del universo
y es como un eco.
Hay dos formas de ver la existencia
dentro y fuera de nosotros
y siempre en su eterno litigio
los hemisferios se conectan a la vida.

Se extralimitan en los silencios,
vas tan lejos que dejas que no penetre nada diferente
y, ella, pone sus labios para besar inciertas lejanías
Nos abraza a ratos y creemos que existe y es tangible.
Nada supone un riesgo pero se trae el vaho de las estrellas.

Por eso si me hallo en mí,
me acumulo
para sentir que no estoy dispersa,
por eso intento echar a volar mis pensamientos
¡y no sé qué ha sido de ellos y por qué sigo esperando!

Alguna vez dejaré de ser
y no estaré para buscar tu corazón de mapamundi.


A. Elisa L.