Estáis y se agradece

Mostrando entradas con la etiqueta Testimonio y Fe. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Testimonio y Fe. Mostrar todas las entradas

29/10/12

Encuentros con la Luz


Las siete luces del Zohar

Una vez hace mucho, demasiado, escribí esto que dejo contestando a un 'ángel' atormentado. Es posible que nunca llegara mi mensaje o quizá sí...
...
Hay un temor que manifiesta el intelecto en lo físico, una buena manifestación desde del dolor por saber o revelar la realidad interior con todos sus colores, los que el alma ve y ha traído consigo, mejor, esos caminos de respuestas que ya se traen impresos dentro de una evolución espiritual y se manifiestan cuando la Naturaleza divina lo desea.

Acaso se debe pensar de un alma, incluso la propia, que como ente de energía su ángel sólo es compañero de la vida si se desea que el alma sea su amiga... Anima al espíritu que la mueve a sentir su seguridad.  Sólo los ángeles ayudan a los cuerpos a no confundirse dentro del mundo físico, pero alimentan al alma de su especial gracia, no quieren que sus cuerpos escogidos se manchen con lo del mundo; ellos son regalo  de su vestidura y experiencia alcanzada a través de muchas vidas. Son capaces de moverse de forma tangible en el mundo físico como humanos... Perciben si lo desean de su perfección inherente y de lo que manan si saben conservarse puros. Lo que de Dios es no lo corrompe el mundo y será en su estado de inocencia inducida lo deseado sobre el lugar de destino. Puros han de ser los cuerpos y fieles a su cometido no contaminándose, sintiendo de la única forma que les es permitido dilucidar cuanto perciben y escoger cómo manifestarse en la vida, pues el mal los reconoce y los teme, es rechazado y combatido. Es el plan.

Descubrir la Verdad de lo que hay en el mundo es un pequeño paso para quien tiene FE, pero es recibir pequeñas dosis de respuestas de otra situación ya conocida previamente; la que conmueve los sentidos con el más leve roce sobre otra vida. La misma, ha de intentar volverse cuando el sol marque el ángulo de otra luz que se describe en el Menorah, "los siete brazos representan la perfección de Dios, ya que el número siete en las Escrituras es el número de la perfección..., la luz de la Menorah representa la perfecta y eterna luz de Dios." Que incidirá sobre todas las cosas creadas, el que corresponde a la Luz de su luz que fue creadora sin que roce el mal ninguno de sus vértices, ni tan siquiera imitarse; pues el tiempo por este mundo fue trazado previamente por todos nosotros y llevamos  encima las 'armas' o los recursos que nos facilitan volver incólumes por ser lo que se es, 'ángeles de luz'.

Se puede estar liberado o exento de la caduca realidad mientras acompañe ese rol que toca llevarse y perseguir el fin propuesto pegado a cada cuerpo vivo. Su martirio para superar el bien mayor. Es como una sombra pero no será de las cenizas al volver purificado por el dolor que da estar en el mundo y entre los seres vivos, su mejor sueño. No se teme al blanco Amor ni a la muerte, se teme al que no ha evolucionado y vive aún convencido de su fuerza siendo cieno.

A. Elisa Lattke V

1/6/12

Llama votiva

Quien a su llama no llama,
teme a su llamarada. (alv)
"Glücklich ist allein die Seele die liebt" (sÓLO ES FELIZ EL ALMA QUE AMA)


Dentro del pecho
la llama,
dentro del alma la luz
de quien enciende la vida
se reconoce en el 'Tú'.

En mi pecho hay una llama,
en mi corazón un nombre.
No es llama quien no me llama
por no encender 
lo que esconde.

Estoy en mí
tomo del aire, 
sustento con gratitud
de aquél que sí necesito,
para dar amor si tregua
y al corazón, veredicto.

Estoy y no...
Y dentro de mí no siento
que soy yo la que no estoy,
pero quien sí está,  
me sabe dentro.

La luz
que tanto hace falta
nos ilumina la vida
y no siendo la del mundo
es la más reconocida.

*
alattkeva-12

31/5/12

La oportunidad es saber amar


 Me quedo pensativa ante lo que esconde la metáfora del hombre, la que se ve en la misma naturaleza, porque el es la metáfora de la existencia por todo lo que lo rodea y de la que no puede escapar, salvo por la finitud de su fortaleza física, pero no así por su energía eterna aunque represente sólo un brizna de polvo.
El paisaje, el mar, el cielo, los árboles todo será más o menos lo mismo mientras el hombre esté presente aún alterando todo lo que lo rodea y disfruta a pesar de agredir con su inconsciencia todo cuanto ha recibido; pero en cambio no podrá ser el mismo como era al no poder percibir siempre el mundo con los sentidos corporales y parece que olvida, que lo que hoy disfruta debe ser el legado para otras generaciones.

Debe ser todo diferente, acostumbrarse a la energía de la que está hecho cuando deje de ser materia pensante y viva, porque la memoria no debe apagarse del todo, sólo se guarda y transforma; es una adaptación más a la naturaleza espiritual de la que procede, a la que estamos sujetos cuando no somos conscientes del mundo físico.

"¡Es tremendo pensar fríamente en ello!", me decía una amiga falta de fe. Pero vamos acostumbrando a difuminarnos poco a poco como humanos, ante lo efímero de nuestra caduca realidad física, nos empequeñece  tanta grandeza de lo Creado que no alcanzaremos a entender y mucho menos a ver y tendrá que ser así como servidores de un plan que nos conjuga un ayer y un hoy; bien por cómo el hombre se debe a su existencia y es regalo; o, porque ella reclama su energía para la vida y no tiene más opciones que servir de leña y llama.

En ese ciclo eterno de uno en otro salto, sólo hay una transformación que lo hace vivir en el dilema que lo persigue enfrentado a los cambios, entiende que transita en cuerpo y espíritu, que todo está regido matemáticamente y sus dos entidades, física y espiritual, intentan no ser dominadas por los elementos que indistintamente amaban, necesitan y aman en las dos formas y son las que en suma atraen y llevan de un mundo a otro;  porque una de ellas es la que ofrece las claves del Amor y la otra la lección que necesita el sentimiento para perfeccionarse, valorando lo que no supo dar en su momento, para comprender su propia situación y de qué está hecho, aunque sabe del dolor que debe soportar a lo largo de su vida individual como testigo de lo que lleva a la liberación y su redención para la Unión Superior.

Mientras siga existiendo el sentimiento en este lado del Universo y la Vida sea estallido en cada vuelta, la metáfora de de Dios enseñará a comprender cómo sentirse como un verdadero dios, hombre e hijo de una naturaleza superior, enfrentado a la eterna lucha de: Amor y odio, Vida y  Muerte.

Alguna vez el Amor y la Vida se darán el abrazo que esperan para celebrar la verdadera vuelta a "El Paraíso prometido". Entenderemos que el hombre ha comprendido su cometido y que para ser 'Dios' es el Amor que no supo dar ni entender en cada tiempo que se nos daba, el que se ha desperdiciado como oportunidad por ser un mandamiento: "amarnos los unos a los otros."


El Amor es Luz:


Es posible que sea esto una parte del plan principal, pero mi teoría es que algo nos falta a todos los seres sensibles, los que percibimos la vida en el silencio que sólo nosotros sentimos, tanto como una inmensa melancolía de eso que nos separa y nos hace viajeros errantes, como si lo único que importa es una labor para la cual estamos acá obligados, creyendo que este exterior suple en parte el contenido que aún exige como un tirano, llenarse de más. Tal vez estemos en cualquier lugar esperando que nuestro doble nos regale esa aventura de vivir, guardándole de tantas miserias o vicisitudes por las que debemos pasar, porque perdió también su verdadero cuerpo. Quién nos asegura la verdad de mundos dentro de otros de los que intentamos salir para alcanzar la verdadera luz.


alattkeva-12

19/5/12

Nuestro Padre


Nuestro Padre dirime en el silencio de nuestra alma.
Él sabe de los caminos torcidos y cómo desbarrancan a sus ovejas si ellas no hacen caso a sus Guías... Pero sabe muy bien del redil donde se resguarda el candor de la sacrificada , como del cobarde depredador que lo ronda; sabe del tiempo de la más arisca y cómo se enseñará ufano ante las que berrean... El Padre ya sabe de la lana que se carda y de la cardada... Pero sobre todo sabe si la fama es de quien la trabaja.
El padre y el de cada un@ de todos los hombres siempre se preocupará por sus hijos y cómo librarlos del mal de este mundo, no sólo con la muerte individual porque conoce todo proyecto que estuvo y se fraguó antes en su espíritu.
Y el que sabemos... "no castiga ni con palo ni con rejo".
El Padre Único de la humanidad y el de cada un@ de cada ser que habita en este lado del Universo, siempre se preocupará por sus hijos y cómo librarlos del mal.
Y el verdadero y Creador... "no castiga ni con palo ni con rejo." (alattkeva-12)

13/5/12

Ruego a María... (Mayo de flores)

...
Yo la llevo bellas rosas
con las rojas, una blanca
y cuidando qué se arranca...
¡La regalo las hermosas!
 
(Catedral de Águilas-Almería)

Con el cielo entre los ojos
y el talento en el cerebro,
en mis manos lo celebro
si me colman sus hinojos.
Ella está en mis antojos
y es ejemplo como Madre;
es amada por el Padre...
¡Y es que yo siendo de nada
por quejarme voy alzada,
-y amonesta mi desmadre!-


¡Dios bendito, Madre Santa!
Dime acaso si algo debo
a este mundo siendo un cebo
y hasta el pez que se atraganta.
Es que el mundo desencanta
y su hipócrita destino
si aguantando desatino
de sus males amedranta;
y, esta honesta postulanta
algo aprende de su Sino.

¿Dime, Madre, Virgen mía,
qué he de hacer en estos casos?
Se pretenden que mis pasos
rompan toda mi armonía...
Duele y mucho la osadía
o la burla manifiesta,
se conoce que hubo fiesta
y ha servido de algazara
pues el  mal nunca repara
si sus manos... no usan testa...

Mas... debo ya plantearme
lo que el tiempo reflexiona,
que sin suerte me traiciona
y me lleva a mucho fiarme...
¿Es que debo ya escaparme
si me inspiro y si me apura
con un estro ya sin cura;
y si tocan dignidad...
¡Cómo aguanto  bajedad
si rematan pobre anura!

De rositas no me voy...
y me dejo rosas rojas,
en la lluvia en que me mojas
¡pero sabes quién yo soy!
Madre Santa... yo te doy
otras flores más humanas,
las merezco por mis canas
por pedir algo de paz
si he de beber el agraz,
...¡sibilas serán las ranas!

A. Elisa Lattke V. 

20/4/12

Recuperando las alas

Quien  se para a pensar
sabe de sus vacíos
y recoge sus pedazos rotos.
¡Por algún lado sabe que ha perdido una parte!
...
Quién se para a soñar,
quién desearía volar, desaparecer,
subir a su propio árbol,
porque conoce la seguridad de sus ramas
Allí se cuelgan pensamientos
y anida la luz del cielo,
en la fronda de las ideas;
habitas el espacio que nos pertenece
mientras las alas se recuperan.

El que lo sabe regresa a buscarte
porque reconoce su canto y qué lo hace libre,
retoma del sueño su movimiento,
la verdad sin miedo,
el gorjeo del alma,
y el hallazgo de sí mismo
en un firmamento sin preguntas.

Quien viaja a su historia iza su bandera
por su yo inmutable,
reconoce cómo salir en el humo donde se quema
y del tiempo donde ha perdido su vida.
Sentir el regreso es sentir el cielo
caminando sobre el firme suelo que ya queda.


A. Elisa Lattke V.

13/11/11

Del abandono


"El mejor maestro se sienta en tu silla."
(Proverbio sufí)


Si cada vez este tiempo me ha rasgado
lamentando dolor de pensamiento;
le improviso escudilla al sentimiento
y me viste de harapos sin pecado.

Los cuerdos no aceptan al alienado,
subscritos de por vida a un mandamiento;
cómo cambiar razón o entendimiento
y sentirse sin Dios y abandonado.

Reconozco, Señor, tanta torpeza
y te ruego hagas cambio por derecho;
sin juzgar corazón por mi abandono.

No pude ser arrullo de terneza
y sí 'piedra de toque' sobre un pecho
de la hiriente palabra para encono.

Mi verso pone el tono:
Puedo alzarme a las cumbres de otro mundo;
mas sin juicio y fe, sería infecundo.

Elisa

7/10/11

Mística de un nombre



Sé que llenamos horas con su nombre
en soledad colmada de suspiros;
nos acompañan cosas de su aliento
para sentir su cielo en los latidos.

Voz de sombras haciéndose visible
en la aridez nocturna del insomnio,
conturba indubitable lo sensible,
dando vida a su fuente, su binomio.

Como huella en la memoria de la tierra
y semilla en el cuenco de mi mano,
bajo el seno del tiempo comparece
en mi espacio de amor, libro cerrado.

Como historia inasible para el mundo
y del dominio de los templos pecho,
un sentimiento en ofertorio es canto
cuando del verbo es don y lo cosecho.



Elisa Lattke

____ (De mi Álbum de poesía mística)
11.06.2007 

_________________
**En el fondo de todas las ideas se enciende y apaga un principio Divino; somos de su sueño chispa de vida que le mantiene, por eso necesita de todos para que sea llamarada de luz, iluminación y fuego.
¡Sopla, Señor, sobre mí, sopla para que no apague!* (alv-09)

11/5/11

Servir al Único Amor

El no ser en que unos ojos
ventanas de unas vidrieras,
y en dintel de sus ojeras
cierran ante tus antojos.

Es que miran hacia dentro,
donde la vida se queda
y el alma coge vereda
a su evanescente encuentro.

Su amante y buen Hacedor
la desprende de su traje,
le da su abrazo y la besa...

Y arrobada en su dolor
la despoja del 'blindaje',
para volver a su Artesa.
...
Servidora fue en su mesa
noble masa de existencia
y efímera permanencia. 


Elisa
2011

17/4/11

Tú Mi Alfarero (Tiempo de Reflexión y FE)

Caminos de 'los Viacrucis'


Cada ser tiene su cruz
y entre cruces vamos todos,
llevando de todos modos
el Amor como capuz.

Mirándonos la testuz
y alrededor procesión
sabemos de la función
que llevan almas por dentro,
porque los cuerpos son centro
de otros 'pasos' en versión.
...
¡Ay, del amor cristiano
el muy terreno y dolido
el que se da sin olvido 
respetando a cada hermano'

Mas encuentras a un 'romano'
y a su Pilatos que juzga
al inocente y prejuzga
complaciendo al populacho,
pues hay siempre un mamarracho 
que en 'su altura' le sojuzga.

Elisa 

5/2/11

Instrumentos de boj en clave

Cliquear en la imagen (Salterio en madera de boj)


Dichoso un pensamiento que pasa por mi lado
dichoso quien lo escribe dejándonos sus versos; 
y Aquél que le confiere con su imagen serena,
sentencia que permite saber de un resultado.

(Ángel de piedra con Salterio)


¿Cómo saber la distancia en vuelos de su luz,
o sus fuentes de vida y biológico reloj?
Pero aunque nunca estemos nos delata el silencio
y el cultivo artesano por los setos de boj.
El roce de unas alas es rito en otra música
y su esencia depura los cantos de una voz..

Elisa
Feb/2011

30/1/11

Vientos salitres (prosa poética)


Ignoro cuánto en este paso lento
he de aguantar la costra endurecida,
hemos de sufrir por quien estruja la bóveda del sueño
Pero sé que lo abraza un canto maternal quemando vida.

Me hago del agua microorganismo vivo,
invoco para la hostil realidad otro
con la membrana que lo cubre;
lo resguardo y amparo, protejo y... ansío
aunque el reloj va haciendo su trabajo,
que por fin sonría olvidando la calculada mordida de acertijos
donde el embuste se traga las horas con agujas...

Siento que se recogen las entrañas,
que aún no hay paz por los confines
que sobrevive a un sueño mendicante,
-¡Y que el verdadero amor sigue confundido!-
 ... Esta alma mía, como la suya,
si no se duerme nunca deja su cuerpo
al tránsito de citas en su barro
y quiero pensar  que me tomas a mí porque he vivido.

Sigo viendo la indócil forma de una nube pastoreada por el viento.
y cada día me bebo un sueño de esperanza .
Deseo por momentos que la paz sea humo de alquitrán,
... si fumo..., pero quisiera no servirme del vicio 
dándole una calada más al  pensamiento amigo.
Pero ni eso es estímulo cuando nos finge la noche
ser madrugada y el día me da de lleno por el rostro.
-¿Sabrá el sistema nervioso lo que pienso?-
¡No, no el mío, yo sí descanso!
 Sino, el que genera la memoria
intuyendo la fingida necesidad de quien no observa.
...
¡Quien nos cuenta su verdad, nos encara; 
y quien nos encara, se descara y pide la verdad 
pero va cascando la vida digna ya en su escombro!
Y allí permanece en su fisura.

En la hechura de mi instinto 
el señuelo multiplica la necesidad para no engañarse
y consigo en una lágrima ser vidente.
Madre: El viento salitre como una racha ha entrado
y huele hoy a romero...
Sé cómo  proteges lo que amas haciéndolo evidente.
pero también por qué le debo a mi matriz tus miedos,
cuando la rosa sabe y se percibe por su aroma.
¡Hoy eras romero en el silitre!

Elisa 
Enero/2011

11/1/11

Desde el interior de un pozo... (prosa)



No se puede ser más en el desierto, amigos; con los pies desnudos a la intemperie
y con la soledad sedienta dentro del cántaro donde el aire se concentra 
... y el agua hierve.

Me guardo de equipaje un silencio interior con su ternura; 
mi fuerza.
Me perturba la maldad cuando me asedia la entraña que ha parido las infamias;
me rebelo a la costumbre de lo insano que se disfraza de amor y abraza, 
mientras otros cierran los ojos dejando su vida en las tinieblas.

Hay un ser de rostro sumergido, bipolar... Un demonio dispuesto a la vileza
y  yo, sólo me ilumino a golpes de chispa de pedernal por ese desierto de sierpes y escorpiones,
con mis armas de dardos encerradas en la cabeza. Nos reconocemos en la fragilidad del barro y hasta en el filo de la espada en un relámpago; y cuando llega la oscuridad las alimañas van sueltas sobre el lecho convirtiéndome en una lámina en la sombra.

Pero soy ante todo madre en la hondura de un océano, pero me siento a veces náufraga;
aún soy capaz de perderme alucinada entre las nubes sintiendo la voluptuosidad del contorno de mi esfera y no morirme. Pero sé también que soy como un grito en el fondo del corazón de cualquier pozo donde se ahoga  la razón de un reflejo de luz  ya sentenciado.

Aún el ave nocturna se mantiene en la rama de la muerte pero disfruta de las piltrafas que le quedan de su presa... ¡Picotea, picotea... mientras sonríe ante nuestras narices!
¡No se harta y a su graznar acude la debilitada realidad de la inocencia!

Sigo en mi desierto de madre peregrina; sin terminar mi jornada y estoy demasiado cansada,
me voy dejando la vitalidad que me quedaba cuando medito si más allá debo ver los zopilotes.
-Tengo sed de justicia, mucha sed... ¡Y he lanzado algún conjuro!
(¡Válgame el cielo de mis muertos!) 
Dejo al espacio hacer sus diligencias
en esta enmarañada realidad del tiempo. El mío.
Mi lucha sin descanso por el desarraigo moral que me ha rozado, 
que tocó a mi puerta con su burla. 
-Brindo aún a la vida y por ella...
Me lamento de la cobardía, 
de la falta de argumentos,
al silencio que se lleva la presa por delante  y dicen: 
"que debe aún aprender a volar" (!)
y la presa contesta:
 "¡Sí, Dejadme a mí que soy mayor para vivir mi vida!"
Y borracha de asco veo al depredador
mirarme con burla y descaro, sonreír su astucia.
-Sí, se es mayor para cubrir espaldas, presa mía,
"otros tienen mucho que perder, pero tú, sólo el futuro".
...
Duele por ser eterno el pagano recurso de las almas




Elisa


Recuerdo que hace un tiempo, un año antes me ocurrió algo extraño que puede ser una visión del futuro. Y la recuerdo como una anécdota que me pasó durante mi estancia en el Norte de Europa, todo sucedió en menos de tres días, con la misma especie de pequeñas aves.


Al levantarme muy temprano y dirigirme a la cocina vi una de estas aves que digo. Encerrada dentro de un comedor de verano volaba  por el mismo intentando escapar de su casual encierro, temí que se hiciera daño en sus alas y procuré entrar sin asustarla más de lo que ya estaba, para abrir una puerta hacia el jardín. Lo extraño es que no supimos cómo entro allí. Pensé que podría tener  quizá polluelos que alimentar u otro compañero esperando pasar el invierno, pues estas aves se aparean antes del mismo. Era el mes de octubre pero ya habían caído las primeras nieves. Me pareció muy difícil que llegase hasta allí y permaneciera durante toda la noche en su cómodo refugio, pero bastante frío aunque al cubierto del gélido viento de otoño.

Con mucho cuidado y admirando su gran belleza abrí la puerta para que se marchara. No tardó en darse cuenta de lo que le ofrecía y salió inmediatamente sin ningún temor, rozándome prácticamente una mano. Su instinto  de conservación era parte de su naturaleza para sobrevivir y me despedí con un... Tú sabes en tu medio mejor que yo buscarte la vida, quizá la próxima primavera conozcas a tus hijos  volando por estos lares y te deje alimento, y les cuentes lo ocurrido, necesitamos los humanos de vuestra belleza y cantos. 


Dos días después me avisaban que otra ave se había acabado de estrellar contra el cristal de una de las ventanas. Sabía que esto es   frecuente por estar los cristales impecables y el reflejo del cielo las confunde o desorienta, creyéndolo penetrable en su vuelo y parte del entorno. Salí a ver de lejos dónde había caído y preferí dejarla en ese punto para que la recogiera un familiar a su vuelta, así  no ofrecer a los niños el espectáculo de un sufrimiento porque aparentemente nada se podía hacer por la avecilla y por entonces estaba prohibido tocar las aves por una epidemia, que aún no se sabía si ellas eran las transmisoras . Sin embargo, en un descuido y a escondidas me acerqué a comprobar si aún vivía por si podía brindarle algún amparo. Era de la misma familia de la que un día antes había dejado libre, pero más pequeña y con los tonos menos vistosos. Cuando la alcé con unos guantes del suelo tenía las alas y cuello rotos, aún su cuerpo estaba caliente. Suspiré pensando en la fragilidad de la existencia y en el engañoso cristal al que miramos sin ver... ¡Como los golpes que nos damos por no saber ver con quién estamos o a dónde vamos, como en tantas cosas que nos deslumbran de otros interiores que desconocemos, nos dejamos llevar por apariencias llevándonos porrazos  o una mala experiencia, poniendo en peligro futuro y la existencia, "se ven rostros y no corazones"...- decía mi madre- , como en los espacios acristalados  donde  se estrellan las aves. Era vida, un ave que unos minutos antes surcaba el aire aún sana, joven y activa que  podría haber sentido de nuevo la llamada de la primavera para ser feliz en la naturaleza, pero se había estrellado contra el cristal impoluto de una ventana.  Supe al meditar con ella en mis manos que me invitaba a averiguar un mensaje simbólico y ello me inquietaba; decidí dejarla y no recogerla yo misma, porque esperaban los niños asomados a la ventana a que se las enseñase, y a punto de llorar, pero avisé para que la retirarán; aunque pude hacerlo yo, me ahorré alguna llantina infantil. 


La muerte de las aves siempre me ha impresionado porque sus alas parece que llevaran el viento en ellas, la seguridad de saber escapar a tiempo de todo; pero de mayor supe que no era así, que da lo mismo tener fuertes piernas para correr que alas para volar, porque si hay alguien más sagaz y más fuerte que otea el horizonte, fijando su mirada en nuestras vidas y somos apetecibles nunca dejará de acosarnos para conseguir que seamos su presa, con la esperanza de escoger lo que no le pertenece: nuestra libertad a cambio de otras muertes...


Todavía no había olvidado lo ocurrido y salí al siguiente día fuera de la casa para tirar basuras, encontrándome otras dos alas en el suelo, debajo de un árbol y de las misma especie de aves seguramente por su tamaño, unidas por sus huecesillos pero con sus plumas. Intentaba comprender por qué se hallaban allí sin estar descarnadas, y sin el resto de otros huesos del cuerpo, porque estaban completamente enteras y  emplumadas. eran bellísimas, unidas por  las clavículas y el esternón. Pensé que podrían ser los restos de un banquete de un gato, pero no había una sola pluma alrededor ni tan siquiera rastros de sangre. Tampoco olían mal. Me detuve a dar un rodeo por los setos cercanos y otras plantas, mirando arriba y abajo. Volví a ellas de nuevo y  eran preciosas, perfectas. Me llamaba la atención que fuesen tan blancos sus huesos que las unían. Me extrañó y las recogí a falta de guantes con un papel para mirarlas detenidamente, ver por dónde exactamente estaban unidas. Pensé en las aves anteriores, parecía que todo tuviese una misma relación y cerré los ojos pensando  en lo que debería de ver ante tantas coincidencias,  ligando la siguiente historia cuando ya me dormía, pero preguntándome qué debería saber o darme a saber con ello:


1º) Un ave viva deseando escapar de su encierro y ayudada por mí...
2º) En la siguiente otra que había perdido la vida en pleno vuelo al estrellarse contra el cristal...
3º)Y por último sólo lo que quedaba de un ave, sus alas enteras y sin huesos rotos, perfectas, desprovistas de algo importante, ¡las plumas!
Este detalle  debería tomarlo en cuenta por ser muy significativo y  concluyente en la idea de las aves anteriores... Pues lo que quedaba eran unas alas nada más como esperando el resto de lo que no había madurado, de lo que aún necesitaba emplumarse para sentir su cuerpo y aprender a utilizar sus apéndices  emprendiendo un vuelo... ¿Qué vuelo?- Me preguntaba en ese momento, sin saber que un año después tendría la contestación de lo que se me había enseñado por casualidad, descubriendo así lo que le estaba pasando a un ave mía y de mis propias entrañas.


Con gran pena aquella vez eché los despojos en la basura meticulosamente envueltos en una servilleta, pero seguí preguntándome: ¿que pudo pasar con el resto de su cuerpo que no llegué a ver por ninguna parte, ni tan siquiera unas plumas o un hueso?, mientras rezaba una oración seráfica. En este caso  hoy pienso que es lógico que cuando el alma no está equilibrando a un cuerpo, ese sufrimiento la haga desaparecer porque no es dueño de su esencia, que es su salvación. La mente gira alrededor de quien hace el mal.


Hoy , pienso, medito y callo..., pero me viene este recuerdo de lo ocurrido conociendo que el mensaje era una advertencia: 


"Tres cantos"... rotos... ¡rotos! (...) Significativo para quien sabe leer y sabe a qué cantos me refiero.
 ¡El primero fue en libertad, pero ya encerrado pudo liberarse. Pudo pero no quiso contar y 'cantar' con ayuda y a tiempo! 
El siguiente podría ser que así lo vieses, que así pasara y que sufrieras por todo ello más de una terrible experiencia a punto de pensar en lo peor, aunque no fuese una pérdida física y sí psíquica en la avecilla, fue consumada y un 'cuello roto' es un símbolo porque sostiene una cabeza donde es el corazón el que irriga un cerebro y este piensa o es capaz de si quiere o, puede hacerlo; que fue engañado por el aparente y transparente  realidad que no era lo que se esperaba...
Luego, la tercera experiencia me hace pensar en las alas desprovistas de plumas pero perfectas para madurar y volver a llenarse de ellas... Las únicas capaces de escapar de 'la cómoda jaula',lo que le quedaba a la avecilla, las únicas que hay que cuidar por servirse de ellas para recuperar el cuerpo y el alma que le han robado. 
y a todo esto me llega un recuerdo de mi infancia con un consejo a mis oídos..., es ahora tuyo y te lo debo: "Recuerda siempre lo que tienes y llevas en tus sueños, unas alas que te dieron al nacer aunque no las veas; y ellas son las que te invitan a volar en caso de peligro, pero también a crecer aprendiendo sensatamente de la vida, a conocerlas en la pureza de espíritu sin que corrompan lo mejor de los principios inculcados; ellas son las que te enseñan el mejor impulso y a saber quién y por qué se te hace e hizo daño, para que conozcas el peligro y saber escapar a tiempo de sus garras, tal vez alguna vez sepas en el silencio que tus alas se sienten cuando Dios está a tu lado"... 


Se ha pasado un tiempo fértil de primavera, de nidos, de ilusiones y vigilia; y de quien te dejó o o puso 'un cebo' fácil a tu vida para que 'picaras'... a sabiendas de que lo harías... 
¡No, no supiste ver el engaño más allá de las apariencias de 'un cristal transparente' que frenaría de forma traumática un vuelo hacia  una deseada libertad. Pero aún te quedan dos alas para saber cómo recuperar la fe y con ello el resto de tu cuerpo y su esencia, lo único que no podrá ser de un maldito depredador, cuando sabes por tamaño físico y gran contenido que  todo consiste en la astucia del  que más piensa  y no del "pensador"...Un saber volar  fuera de su onda de alcance y cómo utilizarlas caca día. 
Recuerda que  tu suerte depende de un vuelo silencioso. Que hubo un simbolismo más que estuvo suspendido en el aire ante estos ojos que casi todo lo ven... Pero no más de quien todo lo sabe... 
Por eso es difícil que me mientan, mi alma tiene siglos y no es mía como la tuya. Aprende a conocerla y a saber lo mucho que en ella se guarda. Puede que sepas averiguar porqué sigo donde estoy y donde debo. No juzgues lo que desconoces aún.






...
Y como digo en mi poema anterior:
*Por eso hoy me duele mucho más por ser eterno el pagano recurso de las almas.*


("Mater prudentísima")

Elisa
Oct., 25/2010

8/1/11

Mi poema: "Amarás a Dios sobre todas las cosas...Música: "SERENADA FLOWERS & GARDENS



Me entretienen razones al ocaso
disponiendo la vida en otro cielo;
elíxir de amor con mucho hielo
haciendo de mi invierno vital paso.

A golpes de otros vientos una existe
cumpliendo con su sexto mandamiento;
se delinque noveno, ahí, lo siento...
¡No es difícil tercero que me diste!

¡No sé, Mi Señor, una no es de piedra!
Pero a veces al quinto me revuelves
tentación de acabar, sin tu licencia...

Dando su causa el cuarto porque arredra
y eximes del dolor porque resuelves...
Por el 'libre albedrío' sin conciencia.

El resto se evidencia.
en otros mandamientos que no nombro.
Cuatro honro, y uno más...¡Con tu mano en mi hombro!

Elisa
2011

5/1/11

La sinrazón


Como arco que dispara soy la flecha
tensada por la vida de repente;
a pesar de buen tiro soy la diana
dualidad que divide mi presente.

Una puede dejar todo este idilio
de palabras sordas en renglones;
huir cabizbaja, penetrar las brumas
dejarse ir a poco sin ilusiones.

La herida no se cierra cuando duele
si nos rompe un fragor de tempestades;
nos ofenden, lastiman y desprecian
y prosigue la barca con sus males.

Aquí en este mundo pagas tu cuota
a la absurda infamia cuando te escoge;
nos pisan en la tierra de camino...
¡La ceniza es dolor que sobrecoge!

Se sabe la verdad pero callamos,
la mentira que intenta ser adusta,
¡Ella barre siempre para su lado,
recuerda favores y se cree justa!

La vida da chantajes sin medida
pero olvidan quién les firma ese cobro,
porque el tiempo repara con justicia…
cobrando sinrazón de injusto logro.

Elisa
2011

3/1/11

Acogida


Volverán tus manos a estrechar las mías
en el cuenco de ellas recogeré las noches,
tardes solitarias, las luces de los astros
mis besos en tus dedos, un robo al mediodía.
Llegaré despacio al alba entre los cantos
soplada en las nubes de otras alegrías;
estarás en mi sangre sin dudas y sin sombras
temiendo de la luz, rincón en que agonizo.
Te volverás callada, segura y en silencio,
viviendo mi dolor, perdiéndose la estrella;
reconociendo huellas fundidas en mis ojos,
bebiendo de mi sangre la veta de mi auspicio.
Me volveré al brillo de otra mirada ausente
a que me roben de nuevo el alma que fenece.
Te sentiré partirte el pecho en un suspiro
la profundidad que ama la vara en tu mirada
faltando un aire mágico de un verso en tu infinito

Elisa
2011

2/1/11

Clave


Quise ser de cada charca
'la rana' de las estrellas,
prisionera de unas de ellas
y la reina sin monarca.

En un salto no se abarca
un ideario de vida, 
quien conoce a mi partida
lo que me cuenta mi alma:
Ella aconseja mi calma
para cierre de una herida.

Mas yo que sé de mis males
humilde digo mi cuita,
para saber quién me imita
como rosa... en sus cabales.

Hay seres que son leales
al Espíritu Divino,
porque saben de un destino
que llevan en su mochila.
Conociendo en la pupila
el tiempo de su camino.

...

Te digo la clave a ti
de un secreto que me llevo,
mira bien si te conmuevo
para que sepas de mí.

Es búsqueda de zahorí
hallándose siempre dentro,
mi corazón es su centro
de lo que oculta una madre;
deja que a la luna ladre
el tiempo encerrado adentro.


Un corazón de charca.

25/11/10

Reclamo

Enjúgame la lágrima
en el párpado mohíno
y dame de tu aliento,
... si soy de tu destino.

Escríbeme un poema
que nazca de los sueños;
del grito de este barro
reseco en los empeños.

Remueve de las cosas,
mensajes a la mente,
aliéntese en mi vuelo
el tiempo por mi frente...

Mi imagen cotidiana
saltando los guijarros,
llamando en la guarura,
y avisan lo que amarro.

La magia en lo silvestre
de mis adentros crece
latiendo en sus alientos,
la voz en que amanece.

Serás mi lecho de agua
en amoroso limo,
donde la rana nade
y tuyo es el camino.

¡Para sentir a Dios
pudiendo conocerle,
sólo necesitamos...
Ser dos para saberle!

Elisa